Hosting Reseller – Dos caras de la moneda (II)

En nuestro artículo anterior hemos desarrollado el tema del hosting reseller, siempre desde el lado positivo y visto como esa oportunidad que te brinda una compañía de hosting de emprender, de empezar con tus propios clientes a mirar como tu negocio crece y tus ingresos te ayudan a ir cumpliendo tus sueños o cuando menos a enrumbarte hacía los mismos. Pero ahora miremos el otro lado pues no todo son rosas con este tema.

Hosting Reseller – Dos caras de la moneda (II)

Como comprador: Aclarando que no se trate del comprador a la compañía inicial, sino de alguien que acude o es captado por el revendedor de host y que queda expuesto a muchos riesgos, a saber:

  • Su soporte no es tu soporte: La persona que paga el hosting reseller ante la compañía tiene soporte inmediato en la misma, si tu le compras a ese revendedor, dependerás de ese escalón en el que él recibe tu ticket o queja y lo eleva hasta la compañía inicial. Aunque la compañía tenga el mejor soporte del mundo si la persona que te ha revendido el hosting no está de humor, está en la playa o en cualquier ocupación y normalmente no tendrá trabajadores empleados, te tocará esperar quien sabe cuanto tiempo.
  • Podrías quedar en el aire: Aunque técnicamente estás pagando un buen hosting, si la persona que paga el reseller se retrasa podría quedar tu proyecto en el aire. Mejor explicado: El reseller cuesta, digamos 20$ pero tu pagas 4$ por el espacio exacto que se te ha asignado, si esa persona no ha conseguido suficientes clientes para cubrir los 20$ y pasa por un mal rato, aunque hayas pagado tu espacio, podría quedar toda la cuenta reseller suspendida, incluido tu proyecto.
  • Precauciones: El primer consejo es que no le compres a un revendedor, sino que hagas un esfuerzo y pagues tu propio host en una compañía real. En segundo lugar si te ves forzado a hacerlo, asegúrate de que cuenta con personal y por lo menos se ha preocupado por hacer su plataforma, que en realidad tratas con una empresa aunque fuese pequeña. Para finalizar, piensa bien en los precios, incluso el revendedor que te venda más económico puede equipararse a ciertos host, igual de básicos pero que son compañías reales. Jamás cometas el error de contratar con la primera compañía que conozcas.

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.